Ilustraciones personalizadas por El Galgo Azul

Si tuviera que decir cuál es el regalo más especial que pudieras hacer diría que una ilustración personalizada. La experiencia me ha mostrado que nadie se suele esperar que les regalen algo parecido, por lo que terminan sorprendidos y muy emocionados cuando sus ojos descubren lo que el papel de colores escondía tras de sí.

Lo que comenzaba con una emoción y el deseo de regalar algo único, termina convirtiéndose en un recuerdo para toda la vida 🙂

 

LAS HISTORIAS TRAS LAS ILUSTRACIONES PERSONALIZADAS

Detrás de cada ilustración hay una gran historia. La vuestra.

Comencé a ofrecer este servicio de casualidad hace dos años. En verano del 2015 me escribieron preguntándome si hacía ilustraciones personalizadas. En aquel entonces mi mundo estaba lleno de galgos nacidos de mi imaginación, con los que comenzaba a contagiar de galguitis aguda a través de las redes sociales y no me había planteado esa posibilidad. Como alma inquieta y aventurera que soy, no pude resistirme a la idea y me lancé a la aventura con mis pinceles, en este caso, mi tableta gráfica. Mis primeros clientes quedaron muy satisfechos y a mi me gustó tanto la experiencia que comencé a ofrecer el servicio.

Desde entonces mis manos han plasmado 150 ilustraciones, únicas y diferentes, pero todas ellas con algo en común: el amor. Amor porque la gran mayoría de los encargos son regalos para una persona muy especial y porque en ellas siempre aparece ese peludo que nos da la vida.

Por todo ello ocupan un lugar importante en mi trabajo y me emociono como el primer día cuando me llega un nuevo encargo. Me encanta escuchar vuestras historias y ayudaros a crear esa idea que os apasiona.

 

DÁNDOLE VIDA A TU IDEA

Para hacer de tu gran idea una realidad necesito fotos de calidad y cuantas más, mejor. Me encanta plasmar cada detalle de los protagonistas para que el resultado sea lo más fiel a la realidad posible. Por eso, no escatimes en fotos que reflejen esos aspectos que nos hacen únicos, como esa sonrisa que te derrite el alma o esa manchita que tiene tu peludo en su oreja.

Pero no pienses que por pedirte fotos la ilustración vaya a reflejar únicamente el contenido de una fotografía. Podéis aparecer disfrutando de vuestro sofá, de esa tarde de caminata por el monte, pero también de una buena taza de té perdidos en el País de las Maravillas. Y es que al igual que la imaginación, no existen límites para plasmar aquello que te ilusione. Eso es lo bueno que tiene una ilustración personalizada, tú eres quien decide cada detalle 🙂

El proceso de creación es muy dinámico. Durante los 15-20 días que dura el proceso, serás testigo de la evolución del encargo para poder ajustarlo a tu idea:

  1. Primer contacto a través de un email en el que solicitas información.
  2. Recibes un email de respuesta con un dossier en el que se incluye toda la información que necesitas.
  3. Me cuentas tu historia y tus ideas.
  4. Me pongo manos a la obra con el encargo.
  5. Recibes el boceto para que revises la composición y todos los detalles por si existieran cambios.
  6. Aplico los cambios que fueran necesarios y finalizo la ilustración.
  7. Recibes un email con el encargo en versión digital y una carta en casa con una copia impresa en DIN A3 (si no quisieras copia impresa, te ahorras los gastos de envío).

Todas las ilustraciones que realizo son digitales, por lo que puedes transferirla al soporte que quieras: desde un lienzo o una camiseta hasta una funda de móvil o una tarta. Como ves esto abre un mundo de posibilidades porque no sólo sirve para hacer un regalo especial en forma de lámina, sino también podrás tener un detalle único en tus celebraciones, bien sean bodas, cumpleaños o comuniones. Si además quieres ir más allá, te puedo ayudar en el diseño de cualquier producto que necesites, como invitaciones, carteles, postales, etc. Recuerda que el límite es tu imaginación.

Y al contrario de lo que pudieras imaginarte, el precio es muy asequible. Como es totalmente personalizable no existe un precio fijo, éste varía según la cantidad de personajes, tanto humanos como peludos, que quieras que aparezcan en la ilustración final. Así que no te cortes y anímate a enviarme un email a elgalgoazul@gmail.com para pedir más información sin compromiso 🙂

 

EXPERIENCIAS DE OTROS CLIENTES

Desde que comencé con este servicio en el 2015, he realizado 150 ilustraciones, todas y cada una de ellas hechas con el máximo cuidado para reflejar 150 historias llenas de emoción y cariño. Para que conocierais el lado más humano de este servicio, me puse en contacto con algunos de mis clientes para que os compartieran sus experiencias.

Rodrigo y Eugenia se casaron en octubre del año pasado y querían que sus invitados tuvieran un regalo original y único. Encargaron una ilustración personalizada en la que salían ellos junto con su preciosa galga Mia. El giro viene cuando decidieron que se la regalarían a sus invitados en forma de un delicioso bocado: una riquísima galleta para endulzarles la celebración un poco más. “¡A nuestros invitados les encantaron! Fue toda una sorpresa y quedaron preciosas” me comentaba Eugenia. Preciosas es poco, ¡quedaron para comérselas! 😉

Esty le hizo un regalo muy especial a su marido el día de su boda. Poco antes del enlace sufrieron una pérdida irreparable, su galga Charlotte falleció y quiso que su pequeña también estuviera presente en ese día tan especial. Encargó una ilustración personalizada en la que aparecían la familia unida para sorprender a su marido y honrar a Charlotte. “Has acertado de pleno, era exactamente lo que quería, reflejar ternura entre los 5, todos hechos piña, los 5 unidos“, me escribió Esty cuando la recibió.
Vicente y María quisieron hacerle un regalo especial a su amiga Sara por su cumpleaños. Hacía pocas semanas que su galga Pippa había fallecido inesperadamente y todos aún lo estaban pasando mal. Se decidieron por una ilustración personalizada porque no podían “pensar en otro regalo que no fuera algo relacionado con Pippa. Queríamos inmortalizar su dulzura“.  “Cuando recibimos la ilustración nos quedamos sin palabras. Al entregárselo a nuestra amiga no supo muy bien qué le estábamos regalando pero, al desenvolverlo y verlo, se emocionó muchísimo. Fue un momento inolvidable, como si nuestra Pippa estuviera con nosotros“, me informó María.
Reconozco que soy una afortunada porque me habéis hecho llegar cientos de testimonios desde que comencé esta andadura. Siempre me emociono cuando me escribís un mensaje contándome vuestra experiencia al recibir el encargo o cuando se lo regaláis a esa persona tan especial. Esa es la mejor recompensa que me dais y la que me anima a seguir con este proyecto tan maravilloso.
¡GRACIAS a todos!

 

Recommended Posts

Leave a Comment