El Galgo Azul y BaasGalgo: juntos por galgo

Cuando conoces a un galgo y te brinda su amistad, se crea un vínculo único. En mi caso, la galguitis aguda cambió mi perspectiva ante la vida y plantó en mi interior la semilla de El Galgo Azul, un proyecto que me apasiona y con el que quiero cumplir la misión de hacer este mundo un poco más perruno en general y galguno en particular.

Queremos que cada vez más galgos disfruten de su merecido sofá y para lograrlo colaboramos con BaasGalgo desde nuestros orígenes. El producto que mejor ha encarnado esta unión es la pulsera solidaria, un éxito en su lanzamiento y que ha regresado para que puedas colaborar en la causa al mismo tiempo que luces 18 galguis irresistibles en tu muñeca 😀

EL ORIGEN DE LA COLABORACIÓN

El Galgo Azul nació con el objetivo de llenar de amor perruno vuestros hogares, pero también con intención de cambiar la situación del galgo en España.

Desde que los galgos llegaron a mi vida supe que tenía que contribuir en la lucha contra el abandono y maltrato de esta magnífica raza. El Galgo Azul es la realización de ese deseo por contagiaros a todos de galguitis, demostrándoos con nuestros productos la realidad del galgo de sofá, al igual que con las donaciones para mejorar su situación.

La responsable de esta lucha quijotesca es Nagore, quien cuida a uno de los hermanos de Iñaki y Peter, y dedica gran parte de su vida a BaasGalgo, con quienes hemos terminando colaborando por múltiples razones. A parte de las amistades que nacieron tras la adopción y su magnífica trayectoria desde hace más de 10 años, su misión está en sintonía con la nuestra, siendo ésta la lucha por el cambio de visión que tiene la sociedad sobre los galgos, considerándolos como “un elemento de usar y tirar” y no como el gran animal de compañía que es.

 

LA MISIÓN DE BAASGALGO: UNA BATALLA CONTRA EL MALTRATO Y EL ABANDONO

BaasGalgo es una asociación sin ánimo de lucro fundada como respuesta cívica ante el maltrato y el abandono que sufre el galgo en España. Tienen sede en Madrid y gracias a la labor de sus voluntarios rescatan y rehabilitan, física y psíquicamente, a galgos abandonados o que se encuentran en riesgo de sacrificio en las perreras.

La asociación no dispone de refugio. Los perros rescatados se ubican en casas de acogida o en una residencia madrileña, donde les facilitan un espacio y protección para sus perros. Como resido en Barcelona, no había tenido la oportunidad de visitar la residencia para conocer parte de su trabajo diario. Por suerte, cuentan con casas de acogida en la ciudad condal y, gracias a ellas, los galgos pueden recuperarse en un entorno familiar lleno de amor y camas blanditas.

La última vez que estuve en Madrid con El Galgo Azul me visitaron muchos voluntarios de BaasGalgo, gente comprometida y fantástica con la que compartí anécdotas y abrazos que llegan directos al corazón. Entre eso y el contacto casi diario a través de internet, se me incrementaban las ganas de hacerles una visita.

La oportunidad llegó este mes, cuando, por un viaje de ocio a Madrid con una amiga, pude cuadrar una visita a la residencia para conocer a sus peludos. Una mañana de domingo nos perdimos entre los campos, para encontrarnos después rodeadas de esas miradas dulces, y algo tímidas, que derriten corazones, algo que sólo los galgos saben hacer.

Nunca antes había conocido esta faceta que desempeñan las asociaciones. Mi experiencia había sido con el que suele ser el último eslabón de la cadena, las casas de acogida, ese lugar maravilloso donde el perro termina su recuperación y disfruta del ambiente familiar de un hogar. A pesar de las buenas condiciones en las que se encuentran los perros en la residencia, no pude evitar apenarme al sentir la tristeza del maltrato y del abandono. Me impresionaba ver cómo algunos esperaban emocionados un saludo en forma de caricia y otros que, refugiándose en su cama, aún no estaban preparados para el contacto humano. Galgos, podencos y mestizos habían tenido la suerte de ser rescatados y, ellos sin saberlo, habían comenzado su nueva vida rumbo a la conquista de un señor sofá en el hogar que tanto se merecen.

El trabajo anónimo y desinteresado de los voluntarios es la piedra angular de BaasGalgo. Son personas que se vuelcan con los perros, dedicando su espacio de ocio para cambiar una situación injusta. Para algunos puede que resulte un trabajo duro porque hay que dedicarle ese valioso tiempo que tanto nos cuesta conseguir, pero es el más gratificante. Sentir la felicidad de un perro que había sido desdichado, es la mejor recompensa. En BaasGalgo siempre hay mucho trabajo que hacer, pero las manos con las que cuentan no son muy numerosas. Por eso necesitan voluntarios, para poder seguir llenando de pelitos los sofás y de alegrías las familias que, sin ser conscientes, necesitan un galgo en sus vidas.

Si quieres hacerte voluntario y vivir esta maravillosa experiencia, envíales un correo a relacionesbaasgalgo@gmail.com indicando “VOLUNTARIO” en el asunto del email.

 

EL GALGO AZUL MÁS SOLIDARIO

BaasGalgo no percibe donaciones públicas, su labor se sustenta a través de donativos, dedicados íntegramente para el rescate y recuperación de sus animales. Por esta razón no sólo es vital el trabajo de los voluntarios, sino también el garantizar unos ingresos mensuales para poder seguir funcionando.

Desde nuestros inicios hace ya más de dos años, colaboramos con BaasGalgo. Comenzamos con las pulseras solidarias y, desde el lanzamiento de la web a finales del 2016, nos hemos convertido en una empresa solidaria al donarles el 5% de nuestros beneficios.

Las pulseras solidarias fueron un éxito en su lanzamiento y este año las hemos recuperado por petición popular. Miden 1,5 cm x 35 cm y en ellas se representan los 18 colores de pelaje de los galgos a todo color. Gracias al donativo que realizas con tu compra, puedes presumir de galguitis aguda al mismo tiempo que ayudas a cambiar la situación del galgo en España. ¿Te puedes resistir a la mirada hipnótica de 18 galgos? 😉

Otra forma de contribuir es adquiriendo su merchandising, con el cual hemos colaborado a través del donativo de dos ilustraciones acompañadas de su lema “Juntos por galgo“. La compra se realiza a través de la venta solidaria en el Redbubble de BaasGalgo y el beneficio se destina íntegro a la asociación.
La web de BaasGalgo se encuentra en construcción, pero puedes seguir su labor desde sus redes sociales. Están presentes en Facebook, Twitter, Instagram y Teaming, desde donde puedes unirte para realizar una donación mensual de 1€.
Recommended Posts

Leave a Comment