El Azawakh, el perro de los hombres libres

Único, exótico y desconocido son los tres adjetivos que definen al Azawakh, el lebrel africano que acompaña a las tribus nómadas del Desierto del Sáhara desde tiempos inmemoriables. Y cuando decimos inmemoriables, lo hacemos con todo el uso de la palabra, dado que esta raza tiene el honor de ser considerada por los expertos como una de las más antiguas conocidas por el hombre.

A pesar de su larga historia, su camino en Occidente no ha hecho más que empezar. El lebrel africano aún no está muy extendido fuera de sus países de origen y allá donde va genera admiración gracias a su potente figura y actitud independiente.

ORIGEN E HISTORIA DEL AZAWAKH

Puede suceder que, imbuidos en nuestra visión occidental, pensemos que el Azawakh sea una raza de reciente creación, pero estaríamos muy alejados de la verdad. Este lebrel hizo su aparición en Europa en los cercanos años 70, pero la raza acumula tras de sí miles de años de historia. Tal es su antigüedad que tiene el honor de ser considerada por los expertos como una de las razas caninas más antiguas.

Esta afirmación no sólo se sustenta en los hallazgos arqueológicos de las pinturas rupestres repartidas a lo largo del Desierto del Sáhara, sino que también se ha descubierto una peculiaridad genética. En los cromosomas del Azawakh se ha descubierto un extraño alelo, el GPIb, que tan sólo está presente en zorros, chacales, el lobo euroasiático y en otras pocas razas caninas como el Shar-Pei, Chow-Chow y el Pekinés, demostrándose así que evolucionó muchísimo antes que otras razas presentes en la región.

El Azawakh desciende de los perros que habitaban en el Sáhara cuando éste era un vergel. Al iniciarse el proceso de desertización, los pueblos que lo habitaban se vieron obligados a emigrar para encontrar tierras más amables en las que vivir, llevándose a sus animales consigo. Una de estas zonas fue el valle de Azawakh, de donde recibe su nombre, una región árida entre el Sáhara y el Sahel, que discurre entre Mali, Níger y Burkina Faso.

De alta estima para las tribus nómadas a las que acompaña, como los Tuareg, son considerados como un miembro más de la familia y viven juntos bajo el mismo techo. A diferencia de la evolución de otras razas caninas en Europa, las cuales se especializaron en una única tarea que dio origen a la raza, el Azawakh es un perro más polivalente y al mismo tiempo que se emplea para la caza, también desempeña labores de guarda y defensa de los asentamientos frente a extraños y animales salvajes como chacales, hienas, e incluso, leones.

Como nos hemos referido anteriormente, la raza fue descubierta para el mundo occidental en los años 70, cuando llegó a Yugoslavia desde Burkina Faso de la mano del diplomático Dr. Pecar, como un regalo de parte de las tribus nómadas. Al comienzo, la raza se confundía con los Sloughis y los ejemplares solían registrarse en los clubes caninos como tales, hasta que en 1980 la Federación Canina Internacional estableció su estándar de raza, reconociéndola como raza independiente bajo el patronazgo de Francia.

A partir de entonces, comenzó el desarrollo del lebrel fuera de África a través de las exposiciones caninas y la labor de los criadores, quienes importaron nuevos ejemplares desde sus países de origen para enriquecer y conformar la raza, al mismo tiempo que perdían fuerza como perro de caza y guarda entre las tribus nómadas dado el incremento en el uso de las armas de fuego.

En la actualidad, el Azawakh sigue siendo uno de los lebreles más desconocidos y misteriosos para Occidente, en donde continúa conformándose como raza, siguiendo un camino radicalmente distinto del de su origen, en donde existe una mayor variedad gracias a los criterios de las diferentes tribus nómadas a las que pertenece.

 

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS DEL AZAWAKH

El estándar oficial del azawakh fue establecido por la Federación Cinológica Internacional en el 2001. Clasificada en el grupo 10 sección 2 como lebreles de pelo corto, sus características físicas son:

  1. Esperanza de vida: entre 10 y 12 años.
  2. Talla: grande.
  3. Altura: entre los 60 y 74 cm.
  4. Peso: entre 15 y 25 kg.
  5. Complexión: delgada y esbelta.
  6. Extremidades: largas y delgadas.
  7. Ojos: almendrados y oscuros o ambarinos. El contorno de los ojos está pigmentado en negro o de un marrón muy oscuro.
  8. Orejas: triangulares con la punta redondeada, anchas en su base y descansan sobre las mejillas.
  9. Hocico: largo y puntiagudo, con la trufa negra o de color marrón oscuro.
  10. Mandíbulas: fuertes con mordida en tijera.
  11. Cuello: largo, fuerte, musculoso y arqueado.
  12. Cola: larga y delgada, con la punta elevada cuando está relajada. Es común que el color de la punta difiera del resto del manto con una mancha blanca.
  13. Pelo: corto y fino en todo el cuerpo, menos en el estómago, donde no tiene.
  14. Colores del manto: beige, abigarrado (beige con negro exclusivamente), aceptándose todas las tonalidades desde color tierra claro hasta caoba. Las manchas blancas en el pelaje tan sólo se admiten en el pecho y en las extremidades, pudiendo tener una máscara negra en el hocico.

El azawakh es un perro que se ha adaptado a la perfección a las altas temperaturas. Son tan delgados y de piel tan fina que puede admirarse su musculatura a simple vista, pero esto no les resta ni capacidad ni potencia. Su selección genética les ha hecho uno con el desierto, pudiendo correr largas distancias en condiciones que otras razas de galgos no soportarían para dar caza a liebres, jabalíes y hasta antílopes.

 

CARÁCTER DEL AZAWAKH

Los Azawakh son una combinación única de lealtad e independencia. Son cariñosos, amables y juguetones con su familia, con tendencia para crear un vínculo especial con un miembro determinado, sin abandonar la libertad de actuar a su manera.

Aunque sean atentos con su familia, tienden a mostrarse temerosos con los extraños como sucede en otras razas de galgos, por lo que no hay que descuidar su socialización durante su desarrollo, tanto con humanos, como con otros animales y situaciones.

Son perros de gran inteligencia, pero dada su sensibilidad emocional e independencia, se debe optar por una educación amable en la que se prima el bienestar del animal y se avanza a través de la confianza mutua. Los métodos de enseñanza tradicionales basados en el miedo y los castigos generan graves problemas de comportamiento, como el miedo y la agresividad.

Su selección genética les ha proporcionado un instinto de caza muy desarrollado, el cual se activa con el movimiento de otros animales en espacios abiertos. Aún así, y a diferencia de otras razas hermanas, si han sido bien educados pueden ir sueltos sin miedo a que se escapen detrás de una posible presa. Y al contrario de lo que se pueda pensar, estos cazadores son muy tranquilos de adultos y disfrutan de largas siestas familiares en el sofá.

 

ENFERMEDADES DEL AZAWAKH

El Azawakh se puede ver afectado por una serie de patologías más frecuentes en su grupo racial:

  1. Enfermedades dentales.
  2. Infecciones bacterianas y víricas.
  3. Obesidad.
  4. Hipersensibilidad a compuestos químicos.
  5. Epilepsia.
  6. Dilatación gástrica.
  7. Demodicosis canina.
  8. Hipotiroidismo.
  9. Hemofilia.

 

CUIDADOS DEL AZAWAKH

El azawakh no es un perro de grandes cuidados. Su pelo corto requiere el mínimo mantenimiento, siendo suficiente una higiene básica y un mayor cepillado en los periodos de muda para ayudarle a renovar el manto.

Si su pelo no necesita una gran atención, sus dientes y uñas requieren un poco más de tiempo. Esta raza tiene tendencia a acumular sarro, lo que puede derivar en diversas enfermedades dentales, coronarias, hepáticas y articulares. Para evitar males y tener un perro sano, es recomendable acostumbrar a nuestro perro a limpiarle los dientes desde cachorro. Con respecto a las uñas, se deben mantener con una longitud adecuada para evitar evitar fisuras, roturas o deformaciones plantares derivadas del crecimiento desmesurado.

Dado su bajísimo porcentaje de grasa corporal, no es una raza amiga de los climas fríos ni lluviosos, por lo que es muy recomendable que se les proporcione el abrigo que sea necesario. Así que, cuando bajen las temperaturas, mantenlo calentito haciendo uso de mantas, estufas, abrigos, polares e impermeables.

Como con el resto de perros, se debe acudir periódicamente al veterinario para su vacunación, desparasitación y revisiones de salud. También se debe mantener una rutina estable de paseos diarios y de alimentación, adecuada a su gran tamaño.

TÚ Y TU AZAWAKH

¿Eres uno de los afortunados que comparte su sofá con un Azawakh? Pues no esperes más para compartir tu experiencia con nosotros. Anímate y déjanos un comentario contándonos vuestra historia. ¡Nos morimos de ganas por conocerla!

Recommended Posts

Leave a Comment