El Borzoi, el perro real de Rusia

Felinos y misteriosos, los borzois son una raza muchas veces incomprendida. Antaño fueron exclusivos de la nobleza rusa, pero gracias a la pasión y la lucha de los criadores europeos del pasado siglo, quienes se jugaron su propia vida en el intento, sobrevivieron a la masacre que les supuso la Revolución Rusa.

A pesar de que su estándar se fijó en el siglo XVII, se han registrado muy pocos cambios en su apariencia física. Lo que sí que ha evolucionado ha sido la percepción de la raza, relegando al olvido sus carreras sobre la nieve en las estepas rusas y ganándose su merecido hueco en un mullido sofá como perro de compañía.

ORIGEN E HISTORIA DEL BORZOI

Cuando investigas sobre el origen del borzoi, descubres que está envuelto por un halo de misterio que le hace mucho más interesante si cabe. Los expertos no se ponen de acuerdo sobre los comienzos de la raza y, mientras que algunos divagan sobre la posibilidad de su origen en el cruce de razas autóctonas rusas, la mayoría apuntan al Saluki como su antecesor más directo.

La llegada del Saluki a la antigua Rusia podría haber sido gracias a los comerciantes árabes, quienes recorrían la ruta de la seda, la ruta comercial más importante de la antigüedad que conectaba China con los núcleos más importantes del mundo conocido. Para favorecer la adaptación de esta raza, habituada a un climas radicalmente opuesto al existente en la planicie asiática, se habría cruzado con razas autóctonas, de pelo más duro y denso.

Las primeras referencias históricas son del siglo XI, cuando la Crónica Francesa relata la llegada de Ana de Kiev con tres ejemplares al país franco, así como en los frescos de la Catedral de Santa Sofía de Kiev, en los que se distinguen perros parecidos al actual borzoi con pelo rizado cazando jabalíes y venados. Además, existen registros históricos de cacerías organizadas por gobernantes mongoles en el siglo XIIIen la época del conquistador Gengis Kan, en las que el lebrel era el cazador protagonista.

Como se puede ver, al lebrel no le costó hacerse un hueco entre la aristocracia rusa como perro de caza, fundándose los criaderos de los Zares en 1613, donde esta raza fue protagonista. Poco después, en 1650, se fijó su primer estándar, en un libro dedicado a la caza con borzoi, el cual no difiere en demasía del actual.

Con el final de las Guerras Napoleónicas en el siglo XIX, el borzoi alcanzó su mayor popularidad histórica. Se especializó como perro cazador de lobos, ganándose el nombre de lobero ruso hasta 1936, residiendo en la nobleza el derecho exclusivo de pertenencia y uso. Las cacerías zarinas estaban conformadas por cientos de canes, en las que los borzois iban acompañados de otras razas, como sabuesos, y según del criadero del que proviniesen, eran de un color determinado. Los lebreles se encargaban de perseguir el lobo cuando fuera avistado, pero no lo mataban, lo inmovilizaban.

En este periodo comenzaron a cruzarse con otras razas para mejorar su potencia física, hasta la primera exhibición del borzoi en Moscú en 1824, tras la cual los criadores y propietarios comenzaron a cuidar la raza, buscando aunar en sí misma un magnífico cazador con un ganador de exposiciones. Los lebreles vivían en mejores condiciones que la mayoría de la población rusa de la época y se consideraban un obsequio muy valioso que se otorgaba a personas leales al Imperio y a las Coronas Europeas.

La historia del borzoi comienza a torcerse a finales del siglo XIX y comienzos del XX, con la liberación de los siervos, lo que ocasionó la desaparición de las grandes haciendas y el abandono de los criaderos, así como con la Revolución Rusa. Los Zares y la nobleza fueron erradicados del país, pero no sólo ellos, también todo aquello que les fuera asociado. Los borzois fueron masacrados y tan sólo sobrevivieron algunos ejemplares en Rusia. Gracias a la exportación de la raza a países europeos a finales del siglo anterior, así como la arriesgada, y muchas veces fatídicas, incursiones en el país de criadores europeos que intentaron salvar ejemplares, la raza continuó existiendo en Europa y Estados Unidos.

En la actualidad, el borzoi ha relegado a su pasado su función como perro de caza, habiéndose ganado un hueco en los hogares como perro de compañía, así como en las exposiciones caninas. A pesar de ello, a día de hoy continúa siendo un perro incomprendido por su carácter independiente, el cual dificulta que se aprecie su verdadero espíritu libre que le convierte en una raza inimitable.

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS DEL BORZOI

El estándar oficial del borzoi fue establecido por la Federación Cinológica Internacional en el 2006. Clasificada en el grupo 10 sección 1 como lebreles de pelo largo u ondulado, sus características físicas son:

  1. Esperanza de vida: entre 7 y 10 años.
  2. Talla: grande.
  3. Altura: entre los 68 y 85 cm.
  4. Peso: entre 25 y 47 kg.
  5. Complexión: delgada y robusto.
  6. Extremidades: delgados y musculosos.
  7. Ojos: grandes y almendrados, de color avellana o marrón oscuro.
  8. Orejas: pequeñas y delgadas, de inserción alta por encima de la línea del ojo y apuntan hacia detrás cuando están relajadas.
  9. Hocico: largo, con la trufa grande y de color negra.
  10. Mandíbulas: fuertes con mordida en tijera o en pinza.
  11. Cuello: largo, delgado, musculoso y ligeramente arqueado.
  12. Cola: larga y delgada, de implantación baja, con forma de sable y con pluma abundante.
  13. Pelo: sedoso y suave, ondulado o formando rizos cortos. En la cabeza, orejas y extremidades es satinado y corto, mientras que en el resto del cuerpo es más largo y ondulado. El manto en el pecho es denso y los pelos de los flequillos, pantalones y cola son los más largos.
  14. Colores del manto: Se admite todas las combinaciones de colores, excepto con azul, marrón chocolate o derivados. El manto puede ser de color sólido o manchado, siempre con los flequillos, pantalones y pelo de la cola más claros que el resto. En los tonos negros es común la máscara negra en la cara.

El borzoi es un perro genéticamente seleccionado para la caza en climas muy duros, manteniendo su velocidad y resistencia a pesar de las bajas temperaturas. Sus características físicas le dotan de una gran agilidad, cualidad por la que se diferenciaba de otras razas y lo popularizaron en la caza del lobo, al igual que para la protección de las casas y el ganado frente a sus ataques.

CARÁCTER DEL BORZOI

Los Borzois son definidos por sus propietarios como unos perros con un carácter felino, dada su independencia y tranquilidad. A pesar de ello, son perros muy respetuosos, amables y cariñosos con la familia, pero que valoran disponer de su espacio, tanto para descansar como para tomar sus propias decisiones.
Mantiene el rasgo típico de los galgos, una cierta frialdad con los extraños, alimentada por el miedo a los desconocidos que le hace desconfiar de ellos. Por esta razón, es importante socializarlos en su etapa de desarrollo con otros humanos de diferentes edades y en circunstancias variadas, para intentar controlar su timidez.
Aunque muchos consideren al borzoi como un perro terco y poco inteligente, tan sólo es una incomprensión de su temperamento y de sus características. El borzoi es un perro de gran inteligencia, pero, como buen lebrel, es muy sensible y los métodos tradicionales, en los que se emplea el miedo como herramienta educativa, les cohíben y amedrentan. Para disfrutar al máximo de las capacidades del perro, se deben emplear técnicas amables en donde prime su bienestar y la confianza.

No debemos olvidar que se trata de un perro de caza, con un instinto por presas en movimiento muy marcadoSu visión es muy aguda y esto hace que sea arriesgado soltarlos en espacios abiertos si no está bien educado. Para evitar problemas, es importante entrenar la llamada desde cachorro y soltarlos en espacios acotados si no hay garantías de que se mantenga tranquilo ante un estímulo que despierte su instinto de caza.

 

ENFERMEDADES DEL BORZOI

El Borzoi se puede ver afectado por una serie de patologías más frecuentes en su grupo racial:

  1. Dilatación gástrica.
  2. Torsión de estómago.
  3. Hipotiroidismo.
  4. Linfedema primario.
  5. Lesiones coriorretinianas multifocales.
  6. Hemofilia.
  7. Osteosarcoma.
  8. Mielopatía degenerativa.
  9. Hipersensibilidad a compuestos químicos.

 

CUIDADOS DEL BORZOI

El borzoi requiere ciertos cuidados para mantenerse bello y sano, prestando atención a su manto, dientes, uñas y articulaciones.

Para que su pelo se mantenga suave y sedoso se debe peinar y lavar con regularidad. Hay que prestar atención a los periodos de muda para un manto sano, especialmente al de primavera. Cepillarle el pelo con mayor asiduidad en estos periodos permitirá retirar el pelo muerto, facilitando su renovación.

La higiene bucodental es importante para evitar la acumulación de sarro, lo que puede derivar no sólo en enfermedades dentales, sino que también en enfermedades coronarias, hepáticas y articulares. Para evitarlo, es importante acostumbrarle desde cachorro a la manipulación que conlleva la limpieza bucal.

Se deben cuidar las uñas, evitando que crezcan demasiado, lo que puede generar fisuras, roturas o deformaciones plantares. Igualmente se debe atender a las orejas, manteniéndolas limpias y aseándolas con regularidad para evitar infecciones.

Los borzoi pueden tener problemas articulares derivados por problemas en el desarrollo o genéticos. Los cachorros suelen crecer muy rápidamente, por lo que algunos pueden tener problemas en sus articulaciones, donde el cartílago no se adhiere correctamente al hueso. Por esta razón es importante controlar su crecimiento y no forzar el ejercicio, especialmente aquellos que sean explosivos o incluyan movimientos articulares bruscos.

Como con el resto de perros, se debe acudir periódicamente al veterinario para su vacunación, desparasitación y revisiones de salud. También se debe mantener una rutina estable de paseos diarios y de alimentación, adecuada a su gran tamaño.

TÚ Y TU BORZOI

¿Eres uno de los afortunados que comparte su sofá con un borzoi? Pues no esperes más para compartir tu experiencia con nosotros. Anímate y déjanos un comentario contándonos vuestra historia. ¡Nos morimos de ganas por conocerla!

Recommended Posts

Leave a Comment