La fiesta del Gran Aniversario Peludo

es de mayo, necesitábamos la traca final. Como no hay cosa que me guste más que una buena fiesta y el amor peludo, Elena Kaede y yo nos unimos para organizar a la altura de las circunstancias: ¡CUMPLÍAMOS TRES AÑOS! Y lo celebramos por todo lo alto, con buena comida y mejor compañía, humana y canina 🙂

NO NOS FALTAN RAZONES

Hacía tiempo que quería organizar un buen sarao… y es que en El Galgo Azul teníamos muchas cosas que celebrar: no sólo CUMPLIMOS TRES AÑOS, sino que también había pasado un año desde que comencé a dedicarme exclusivamente a este proyecto. ¡Qué rápido pasa el tiempo! Y como la ocasión la pintan calva, no hacía falta más escusas para reunirnos y celebrar todo lo creado en estos años.

Para la ocasión, conté una vez más con la ayuda de Elena Kaede, amiga y compañera de viaje, que también contaba con motivos de celebración: tres años de recorrido y la fusión de sus dos proyectos, Elena Kaede y Bigote de Pandereta, en su nueva web. Y es que ambas compartimos un recorrido similar, nos lanzamos a emprender al mismo tiempo y también en el universo animal. Codo con codo, nos hemos apoyado desde los comienzos, desde sus sesiones fotográficas con Peter y Nacho, hasta las fotos de mis primeras colecciones. Así que, una vez más, nos uníamos para hacer de esta celebración, todo un fiestón peludo.

Invitaciones, lista de invitados, lugar de celebración… ¡Había mucho que hacer! Y sin olvidarnos de los invitados más especiales: los perros. Con todo en mente, comenzamos a organizar nuestro cumpleaños más especial.

¡QUE COMIENCE LA FIESTA!

Entredogs fue el lugar elegido, una cafetería dog friendly de Barcelona que celebraba su primer año de vida. De celebración en celebración; y es que las casualidades no se buscan, aparecen. Y lo mejor de todo es que sirven una comida deliciosa con una atención muy cuidada, tanto a los humanos como a los perros, para que todo salga perfecto.

Y con el sitio listo, comenzamos a trabajar en la lista de invitados. Nos hubiera gustado invitar a toodos nuestros amigos, pero nos tuvimos que ceñir al aforo de la cafetería. Al final fueron cuarenta humanos, muchos acompañados de sus amigos de cuatro patas, del sector de los perros, gatos y conejos. Además, sorteamos un par de invitaciones en nuestros perfiles de Instagram para que os pudierais sumar al evento 🙂

No queríamos que la fiesta fuera sólo un cumpleaños más, queríamos regalarles a los invitados una tarde muy divertida e interesante, por lo que la aderezamos con unas charlas. Elena Kaede se hizo cargo de la primera, inspirándonos para convertir a nuestras mascotas en estrellas de Instagram con sus consejos de fotografía animal; mientras que, Mercé de Turismo Canino, nos lanzó a la aventura de recorrer el Camino de Santiago con nuestros perros.

 

Además, incluimos unos stands con una selección de productos de nuestras respectivas marcas. En primicia, los invitados pudieron ver por primera vez nuestra nueva colección Rainbow, una explosión de color en collarescorreas y pajaritas, para que nuestros perros reluzcan en estos soleados días de verano. Y en un rincón muy especial, inauguramos una exposición solidaria de fotografías realizadas por Elena Kaede e ilustraciones exclusivas de El Galgo Azul, en la que donamos todo lo recaudado a protectoras. Esta iniciativa me acompañará en diversos eventos y con ella iremos ayudando a diferentes asociaciones, así que estad muy atentos porque os iremos informando más sobre este proyecto.

 

UN BRINDIS POR NUESTROS PELUDOS

Como en todo señor cumpleaños, al final de la fiesta brindamos y soplamos las velas, deseando poder celebrar muchos años más en tan buena compañía. Humanos y perros disfrutamos de un bocado dulce con unos pasteles realizados por Craft & Cakes Barcelona, una carrot cakes para los humanos; y por Snouts, para los invitados de cuatro patas.

Los invitados caninos nos dieron a todos una lección de civismo, asombrando a muchos de sus dueños que tenían algo de miedo al llevarlos consigo a la celebración porque nunca antes lo habían hecho. Los humanos no fueron los únicos en llevarse nuevos amigos de la fiesta, los perros andaban a sus anchas, relacionándose y, lo más importante, divirtiéndose siendo ellos mismos. Peter se tomó esto muy en serio y, sintiéndose como en casa, cuando me veía despistada, alargaba el hociquito para robar un poco de fuet.  Y eso que ellos también tuvieron su trozo de pastel, nunca mejor dicho 😉

Hablando y deshablando, el tiempo se nos pasó volando. Los perros nos conquistaban a golpe de lametón y nos divertimos como niños en el photocall gracias a las caretas de nuestras mascotas que nos regaló Elena. Los invitados hicieron muy buenas migas y, con el picoteo de por medio, se cocinaron nuevas colaboraciones y proyectos que nos han hecho muchísima ilusión.

A nivel personal, ha sido todo un éxito. Reencontrarme con viejos amigos, tener la suerte de desvirtualizar a los nuevos, conocer a vuestros peludos, las reacciones al descubrir la nueva colección… Me llenasteis de energía y mucho buen rollo, así que sólo os puedo decir que tendréis galguitis aguda por muchos años más.

¡Muchas gracias a todos! 🙂

Recommended Posts

Leave a Comment