¡Suscríbete y disfruta de un -10% en tu primera compra!

Cuando te planteas tener un perrito, te haces varias preguntas. Una de ellas es ¿qué haré con él durante las vacaciones? Pues tengo que decir, ¡que se puede ir uno de vacaciones con sus perros!

Siempre había imaginado cómo sería viajar en furgoneta, con la casa sobre ruedas, sin planes, sin rumbo. Pues como algunos y algunas sabéis, ¡este agosto lo hemos conseguido! Pero los sueños son sueños, la Volkswagen vintage fue una Nissan Evalia, la cama fue un colchón hinchable que nos obligaba a trasladar todo el equipaje a los asientos delanteros, y todo el espacio se convertía en un tetris con 8 patas largas de dos galgos. Entiendo que os cueste visualizarlo como de ensueño, pero os aseguro que para nosotros todo era perfecto.

furgo1

Recorrimos el Pirineo francés (¡precioso!), pueblitos, carreteras hundidas en bosques, y visitamos algunas ciudades como Huesca, Pamplona, San Sebastián y Bilbao. Pero si existía algún objetivo en el viaje, era ver a Peter y Nacho correr libres sin peligro.

¿Sabéis esos prados verdes que se ven desde el coche cuando viajas, e imaginas cómo molaría tumbarse, pero nunca paras? Pues ésos prados son los que buscamos en nuestro viaje sin rumbo. Fue fabuloso, para la furgoneta, abrir el maletero, y ver a los galgos salir corriendo felices. Ellos se lo pasaron en grande y acabaron agotados, y nosotros disfrutamos viéndolos.

galgo-corriendo

galgos-corriendo-prado

galgos-corriendo

 

prado conquistadoBandera de prado conquistado por Nacho y Lucas.

De algún que otro campo apareció de la nada algún pastor que nos indició gestualmente que nos fuéramos, no fuera el caso que los galgos le alteraran el rebaño. Las ovejas y las vacas fueron un descubrimiento para ellos, eran perros “muy raros”, a pesar de que algunos eran del mismo color que Peter.

Ha sido una experiencia muy positiva y ha sido fantástico experimentar todos juntos esa sensación de libertad que a veces se pierde en el día a día.

Y entre todo, echamos de menos a los siamesitos y conocimos a un hermanito de Peter. ¡Los dos se miraron como quien se mira a un espejo!

galgos

Recordar, ¡dónde hay pelo hay alegría!

Os dejo con la canción que más escuchamos durante esta aventura sobre ruedas.

 

 

2 comments

  • Marga
    3 septiembre, 2015 a las 8:54 am

    Que divertido, a los galgos se les ve felices pero vosotros tambien ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  • 3 septiembre, 2015 a las 3:13 pm

    Me alegro de vuestro viaje!
    Yo también he de hacer un croquis para viajar, no por ir en furgoneta, si no para hacer que dos humanos y tres perros podamos ir a algún sitio que se preste.
    Muuuuy difícil es, no imposible, por eso me gusta ver como otras personas como yo comentan sus aventuras para poder compartir.

Los comentarios están cerrados.
¡Avísame cuando esté! Te informaremos cuando el producto esté disponible de nuevo. Simplemente deja tu e-mail.
Email Cantidad ¡No compartiremos tu información con nadie!
Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de usuario con el único fin de realizar el análisis de sus hábitos de navegación. Si acepta, consideramos que acepta el uso de las mismas.

No hay productos en el carrito.