Mantas

Tu mantita de sofá tiene que ser extragrande. Dentro tenéis que caber tú, tu perro, tu gato, tu otro perro… Por eso hemos hecho mantas enormes para que no te falte manta por ningún lado. Suave, calentita y con un gran entretenimiento: mirar todas las caritas que aparecen por todo el borde de la manta.

Ponla en el sofá, en la cama… Pero siempre a mano por si refresca.

Acotar búsqueda por precio
5555

Tu mantita de sofá tiene que ser extragrande. Dentro tenéis que caber tú, tu perro, tu gato, tu otro perro… Por eso hemos hecho mantas enormes para que no te falte manta por ningún lado. Suave, calentita y con un gran entretenimiento: mirar todas las caritas que aparecen por todo el borde de la manta.

Ponla en el sofá, en la cama… Pero siempre a mano por si refresca.