Cómo cuidar las almohadillas de los perros día a día

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin

Las almohadillas de nuestros perretes son muy resistentes, pero a la vez también son muy sensibles. Si vivimos en ciudad están expuestas a unas condiciones que no son demasiado favorables, pero si vivimos en zona de campo se pueden clavar piedras o astillas, entre otras cosas. Esto significa que debemos mirárselas y cuidárselas para que esos zapatitos les permitan correr y caminar sin problemas toda la vida. Te explicamos cómo cuidar las almohadillas de los perros.

Cómo cuidar las almohadillas de los perros

Una de las cosas que deberíamos hacer es acostumbrar a que nuestros perretes caminen, durante todo el año, por diferentes superficies: arena, tierra, asfalto, hierba… Él se lo pasará en grande explorando y poniendo a prueba su cuerpo, pero también se acostumbrará a caminar por todo tipo de superficies y sus almohadillas estarán preparadas para cualquier aventura. Sin embargo, hay que prestar especial atención a una serie de factores.

Cuidado con las quemaduras

¿Sabes la sensación de caminar sin zapatos por la arena de la playa en pleno verano? Seguramente muchas veces has ido corriendo hacia la toalla o hacia el agua porque te quemabas las plantas de los pies. A los perretes les pasa lo mismo cuando en verano caminan sobre el asfalto en horas de máxima calor. Intenta evitar esas horas o camina con tu peludo por la sombra para evitar quemaduras en las almohadillas.

Puedes poner la palma de tu mano sobre la acera o el asfalto para comprobar si quema o no. Si no aguantas más de 5 segundos con la mano sobre esa superficie, el perro se podría quemar las almohadillas.

Lo mismo pasa con la nieve. A los perretes les encanta jugar con la nieve, pero si no se ha aplicado antes una crema protectora en las almohadillas pueden quemarse o agrietarse. Busca una crema protectora que sea apta para perros y que si se la lamen no tenga ningún peligro para ellos.

Cuidado con las llagas y heridas

Los que compartimos vida con un peludo sabemos lo que les gusta correr libres por el campo y el monte. Sí que es cierto que es un terreno mucho más agradable para ellos, pero hay piedras, ramas, espinas y también pequeños insectos que podrían quedarse en sus almohadillas o patitas.

Trucos para cuidar las almohadillas de los perros

Después del paseo tendrás que revisar sus cuatro almohadillas y comprobar que no tienen ninguna herida y que no hay ningún parásito entre sus dedos. También es muy buena idea hidratarlas para que al día siguiente estén preparadas para más juego y exploración.

¿Qué hacer si mi perro tiene mal las almohadillas?

Las quemaduras, las heridas y las llagas son los tres principales problemas que puede sufrir un peludo en sus almohadillas.

Si la quemadura es leve tendrás que mantener sus patitas hidratadas y aplicar una crema cicatrizante en la almohadilla quemada. Si la quemadura es grave tendrás que ir al veterinario cuanto antes.

Si detectas que tu perrete tiene una herida o corte, lo primero que tendrás que hacer es limpiarla con agua y jabón neutro. Después tendrás que usar una crema que mantenga la almohadilla hidratada y favorezca su curación. Si la herida es muy grave tendrás que ir al veterinario.

Si las almohadillas solo están agrietadas con una crema hidratante debería bastar. Pero, como siempre, ante cualquier duda es mejor hacerle una visita al veterinario.

Recuerda utilizar siempre productos apropiados para perros. Nuestras cremas hidratantes no son aptas para nuestros peludos, incluso pueden contener algún componente tóxico para ellos. Asegúrate de comprar la crema en una tienda especializada donde puedan asesorarte y donde te puedan decir que no pasa nada si se lamen las almohadillas después de aplicar el producto.

es_ESES
¡Avísame cuando esté! Te informaremos cuando el producto esté disponible de nuevo. Simplemente deja tu e-mail.
Email Cantidad ¡No compartiremos tu información con nadie!